+34 868 053 152 675 288 047 10:00 a 18:00h
Diario de un Xmigrante - Road to Pirinee1

Diario de un Xmigrante | Capítulo 2: Road to Pyrénées

ROAD TO PYRÉNÉES

¡¡¡Comienza nuestro road trip!!! El vendaval no había cesado pero nuestra ansia por partir era más fuerte, nos preocupaba el muerto que llevábamos en el techo (módulo de grindar) ya que podía salir volando en cualquier momento y nos esperaba un largo camino nocturno lleno de misticismo y dificultades, y sobre todo expectantes ante la sirena de luz azul… Lo último que queríamos es que la policía nos parase y nos pusiera trabas para llegar a nuestro destino.

Café permanente en mano, el kilometraje ascendía al igual que los camiones en carretera y los carteles delimitaban nuestras paradas, la búsqueda de los paraísos blancos no acababa más que de empezar.

Esperanzados por ver nuestra amiga blanca, a medida que avanzábamos, nuestra desilusión aumentaba al no ver mucha nieve en la zona. Pero el nacimiento del sol nos volvió a dar esperanza y la sonrisa en nuestra cara crecía a su compás.

La fatiga que sentíamos parecía desaparecer y lo único que teníamos en mente era el cobijo de unas aguas termales, que teníamos en mente visitar, tan esperadas, pfff si…. un buen baño que nos hiciera desconectar de todo, después de tanto esfuerzo en la construcción, logística de la aventura, problemas, etc. y darles ese descanso a nuestros merecidos cuerpos.

Conforme subíamos montaña arriba la nieve se veía, pero en escasez. Las plantas explotaban de flores y el sol brillaba con la llegada de la primavera, nieve o no era un día perfecto para empezar a caminar montaña arriba hacia ese lugar tan esperado, las termas. Y así hicimos, en compañía de nuestras mochilas nos encaminamos hacia la ruta que nos llevaría a esas aguas benditas. Este fue nuestro paradero para pasar la noche. Acomodamos la furgo y bajo las estrellas tuvimos un buen merecido descanso celestial, esas cosas que no tienen precio alguno…. Ahora sí que estábamos camino de nuestro sueño.

¡¡Estábamos listos!! A pesar de la falta de nieve y el cansancio acumulado de semanas de construcción y viaje había que avanzar y probar a montar el cajón para asegurar que todo fuera bien, examinar tanto la zona como la nieve que iba a haber para así comprobar cuales eran las opciones que teníamos, necesitábamos darle forma a nuestro proyecto.

La realidad nos daba la bienvenida, llegamos tarde, muy tarde. No había nieve, dos semanas atrás todo hubiese sido diferente, pero con motivación y teniendo un objetivo claro, no nos paraba nada, con mas o menos cantidad de nieve íbamos a darlo todo.

Me puse las botas, me até las fijaciones, era el momento de comprobar que me acordaba y que podría hacerlo después de 3 largos años sin esa sensación que tanto echaba de menos. Todo parecía funcionar bien… por el momento.

Todo era más limitado y con mucho más trabajo que en mi sueño, tras unos intentos para ver si me acordaba de lo que era grindar… NOOOOO!

No puede ser, estaba bajo un gran shock, no me lo puedo creer… otro problema más no… ¡¡¡Se nos rompió el módulo que tanto nos había costado construir!!!!.

Todo se venía abajo, ¡¡TODO!!. Tanto tiempo intentando que todo saliera perfecto y era como si nada nos saliera bien, problema tras problema, la desmotivación, y el cansancio se hacía con nosotros.

Tuvimos nuestro momento de desesperación pero teníamos un objetivo y por muy duro que fuera lo intentaríamos todo, ya que, para algo estábamos allí. Nadie dijo que los objetivos fueran fáciles, pero a veces se complican demasiado…

Bajo mi experiencia: ¡no dejéis de perseguirlos ni un minuto! Había que pensar que hacer aquello no se podía quedar así…. supongo que continuará.

Os prometemos que continuará: El tercer capítulo, estará dentro de muy pronto

Dejar comentario